Cuando hablamos de bebidas, encontrarás especificaciones distintas según se trate de aguas envasadas, bebidas refrescantes y bebidas espirituosas o alcohólicas. 

Aguas envasadas

En cuanto al agua envasada, debes distinguir entre aguas preparadas, aguas minerales naturales y aguas de manantial.

Tienen la consideración de AGUAS PREPARADAS aquellas que no  provienen de manantiales y que pueden tener cualquier tipo de origen, estando sometidas a tratamientos fisioquímicos autorizados, necesarios para reunir los niveles de potabilidad exigibles para el consumo humano legalmente establecidos. 

Los recipientes que se utilicen para el envasado deberán disponer de un dispositivo de cierre (para evitar la contaminación del agua). Estos podrán ser utilizados de nuevo pero no podrán tener ninguna rotura, fisura o defecto que pueda alterar el agua o poner en peligro tu salud. En cuanto al etiquetado, este deberá contener la denominación de venta 'agua potable preparada' de forma destacada, para que no pueda llevarte a un error sobre las características del agua, y los datos e información obligatoria (ya vistos en el epígrafe del etiquetado de los productos alimenticios envasados) no podrán inscribirse en los tapones u otras partes que no se utilicen al abrir el envase.

Son AGUAS MINERALES NATURALES las microbiolóxicamente saludables que tengan su origen en un estrato o yacimiento subterráneo y que broten de un manantial o puedan ser captadas artificialmente mediante sondeo, pozo, zanja o galería (o la combinación de cualquiera de ellos).

Y las AGUAS DE MANANTIAL son las de origen subterráneo que emergen espontáneamente en la superficie de la tierra o que se captan mediante labores practicadas al efecto, con las características naturales de pureza que permiten su consumo.

Estas deben estar envasadas en recipientes proveídos de un dispositivo de cierre hermético, diseñado para evitar cualquier falsificación o contaminación; en todo caso, deberán estar exentos de fisuras, roturas o defectos que puedan alterar el agua o presentar peligro para la salud. Asimismo, el etiquetado debe incluir el nombre del manantial o captación subterránea y el lugar de explotación, la mayores de la que se indica en el epígrafe del etiquetado de productos alimenticios envasados. En el caso de las aguas minerales naturales, deberá incluirse la composición analítica cuantitativa que enumere sus componentes característicos y, de tener una concentración de flúor superior a 1,5 mg/l, deberá hacerse constar dicta circunstancia. Estos datos e información obligatorio no podrán inscribirse en los tapones u otras partes que no se utilicen al abrir el envase.

Bebidas refrescantes

Por otro lado, nos encontramos con las bebidas refrescantes, que son bebidas analcohólicas (carbonatadas o no) preparadas con agua de consumo humano, aguas preparadas, agua mineral natural o de manantial y que contenga uno o más de los siguientes ingredientes: anhídrido carbónico, azúcares, zumos, purés, disgregados de frutas y/o vegetales, extractos vegetales, vitaminas y minerales, aromas y aditivos autorizados.

El envasado de estas bebidas se puede volver a utilizar o no pero siempre se deberá garantizar el cumplimiento de los requisitos de seguridad alimentaria.

En cuanto a la información del etiquetado, en las bebidas refrescantes de zumo de frutas deberá señalarse el porcentaje de zumo que contiene.

Por otra parte, en el etiquetado de las bebidas refrescantes sin alcohol, no tendrá que indicarse la fecha de duración mínima, pero sí deberán hacer mención al resto de datos vistos en el epígrafe sobre lo etiquetado de los productos alimenticios envasados.

Bebidas espirituosas o alcohólicas

Cuando se está tratando de bebidas espirituosas o alcohólicas es obligatorio indicar en el etiquetado (además del indicado en el epígrafe relativo al etiquetado de los productos alimenticios envasados), el grado de alcohol en las bebidas con una graduación superior en el volumen al 1,2 por 100. Estas, por lo tanto, deberán incluir la indicación del grado alcohólico volumétrico adquirido. La cifra correspondiente al grado alcohólico había incluido un decimal como máximo e irá sucesiva del símbolo ?% vol? y podrá estar precedida de la palabra «alcohol» o de la abreviatura ?alc?.

Las bebidas con una graduación de un 10 por 100 o más en volumen de alcohol no será necesario que especifiquen en su etiquetado a fecha de duración mínima. 

Temática:
ProductosAlimentación