Seguros de personas

Son aquellos contratos que tienen como finalidad asegurar a la persona. En este caso, se protege la persona asegurada contra un posible riesgo que te afecte directamente, como puede ser fallecimiento, supervivencia, alteración de la salud, etc. 

En todo caso, el objeto del contrato puede referirse tanto a una persona como a un grupo de personas, delimitado por alguna característica común. Al tiempo, dispones de distintas modalidades de seguros de personas según el bien asegurado, como el seguro de vida, el seguro de accidente o el seguro de enfermedad y asistencia sanitaria.

En el SEGURO DE VIDA, el pago de las cantidades que habías pactado con la compañía queda condicionada al fallecimiento o supervivencia de la persona asegurada. Es por eso importante distinguir entre persona asegurada, de cuya vida depende el pago del capital; tomador, que es quien contrata el seguro y paga la prima (puede coincidir con el asegurado); y beneficiario, que será el que perciba el capital pagado por la aseguradora en caso de que suceda la circunstancia prevista en el contrato (por ejemplo, muerte del asegurado).

En este tipo de contrato, el asegurado puede ser cualquiera persona, siempre que sea mayor de 14 años y no esté incapacitada. Asimismo, para los supuestos de que el asegurado sea menor de edad será necesaria la autorización por escrito de sus representantes legales.

En todo caso, según el objeto del seguro de vida, dispones de distintas modalidades como seguro de fallecimiento, de supervivencia o seguro mixto (muerte y supervivencia).

El beneficiario podrá ser el propia asegurado o un tercero. Si el tomador del seguro es persona distinta del asegurado, será necesario el consentimiento del asegurado por escrito.

El tomador del seguro podrá designar beneficiario o modificar la designación hecha, sin necesidad de consentimiento del asegurador. La designación del beneficiario podrá hacerse en la póliza, en una declaración escrita comunicada al asegurador con posterioridad o en testamento.

Si fallece el asegurado y el beneficiario no estuviera designado, el capital formará parte del patrimonio del tomador.
   

Edad del asegurado 

Si a la hora de contratar un seguro, no indicas tu edad real, y sobrepasa los límites establecidos por la compañía, esta podrá impugnar el contrato.  Consecuentemente, si pagadas una prima inferior a la que te correspondería abonar, se reducirán las prestaciones pactadas en proporción a la prima que se esté pagando. Por el contrario, si la prima abonada es superior a que correspondería atendiendo a la edad, la compañía restituirá el exceso de las cantidades cobradas a mayores, sin intereses.

Resolución del contrato 
 
El tomador podrá resolver el contrato, de forma unilateral, sin tener que indicar los motivos y sin penalización alguna, DENTRO DE los 30 DÍAS SIGUIENTES a la fecha en la que el asegurador entregue la póliza o documento de coberturas provisional, siempre que se trate de un seguro contratado para un período superior a 6 meses

La decisión del tomador de resolver el contrato debe ser comunicada a la compañía por escrito o por cualquiera otro medio que quede constancia (carta certificada, burofax, etc.).

Las coberturas del contrato cesarán a partir de la fecha de la comunicación, teniendo derecho el tomador del seguro a que se le devuelva la parte de la prima pagada y no utilizada, disponiendo la compañía de un plazo de 30 días, a contar desde la recepción de la comunicación, para llevar a cabo dicha devolución.

Quedarán excluidos de la cobertura los supuestos de muerte del asegurado cuando sea causada por alguna de las circunstancias expresamente excluidas en la póliza o por consecuencia de un suicidio durante el primer año de vigencia del contrato. Asimismo, cuando la muerte del asegurado sea causada dolosamente por el beneficiario, este quedará privado de la prestación que se le reconociera en el contrato, integrándose la misma en el patrimonio del tomador.
    
En los SEGUROS DE ACCIDENTES, se entiende por accidente aquella lesión corporal que deriva de una causa violenta súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, y cuyo resultado puede ser la muerte o invalidez (temporal o permanente). 

El asegurador se obliga a satisfacer al beneficiario una prestación económica según lo estipulado en el contrato, en el caso de muerte o supervivencia del asegurado, o de ambos eventos conjuntamente.

Puede estipularse sobre la vida propia o sobre la de un tercero. 

Es motivo de excepciones de responsabilidad del asegurador cuando sea el propio asegurado el que provoque intencionadamente el accidente, supuestos en los que no tendrá que hacerse cargo de ninguna de las prestaciones recogidas en el contrato. En todo caso, cuando sea el beneficiario el que causa dolosamente el siniestro, la designación hecha a su favor en el contrato será nula, correspondiendo dicha indemnización al tomador o a sus herederos.

Para los seguros de accidente, las coberturas variarán según el supuesto del que se trate, así se garantiza:

  • El pago de un capital, para el caso de muerte. Se pagará al beneficiario la indemnización estipulada en el contrato, según lo acordado.
  • El pago de un capital, para el caso de invalidez permanente. Se abonará un capital al 100% para el caso de que el asegurado quede totalmente incapacitado por invalidez. Cuando se trate de una invalidez parcial, se abonará una parte proporcional del capital establecido en el contrato. Para determinar la indemnización, se atenderá a los baremos establecidos por la propia aseguradora en función de la gravedad de la lesión e incapacidad por invalidez.
  • El pago de una cantidad diaria, por invalidez temporal. Durante el tiempo que el asegurado permanezca en situación de incapacidad, se le abonará una renta diaria, atendiendo al estipulado en el contrato. 
  • La prestación de asistencia sanitaria, derivada de accidente. Los gastos de asistencia sanitaria, que vengan derivados de un accidente, serán por cuenta del asegurador, siempre que dicha cobertura venga establecida en la póliza y atendiendo a las condiciones previstas en el contrato.

Para determinar el grado de invalidez se empleará un informe médico de incapacidad. Si el asegurado no estuviera de acuerdo con la indemnización establecida por la compañía, calculada en base al grado de invalidez y a los baremos fijados en la póliza, ambas partes se someterán a la decisión pericial, teniendo que designar un perito médico, que deberá ser aceptada por escrito.    

Los SEGURO DE ENFERMEDAD y ASISTENCIA SANITARIA son seguros mediante los cuáles el riesgo asegurado es la enfermedad, por lo que se garantiza el pago de sumas y gastos de asistencia médica y farmacéutica para el supuesto de enfermedad del asegurado. Normalmente se establece un plazo de carencia desde la contratación del seguro durante el que no estará cubierta la enfermedad. Esta cláusula debes aceptarla expresamente por escrito.

 

Seguro contra daños

El SEGURO OBLIGATORIO DE VEHÍCULOS AUTOMÓVILES es un seguro obligatorio por ley, para todo tipo de vehículos a motor (que podrá ser concertado por el propio conductor o por otra persona que tenga interés). El alta de este tipo de seguro que atiende a la responsabilidad que tiene que asumir el conductor, derivada de los riesgos creados a causa de su conducción (tanto de los daños causados a las personas como a los bienes).

Quedan excluidas las lesiones o fallecimiento del conductor del vehículo causante del accidente, así como los daños que sufra el vehículo asegurado y los bienes transportados en el mismo. También quedan excluidos los daños causados por un vehículo robado. En este caso, se hará cargo de la indemnización derivada de los daños ocasionado, tanto materiales como personales, el Consorcio de Compensación de Seguros.

Estas serán las únicas exclusiones que la compañía aseguradora podrá oponer frente al perjudicado, con independencia de que en el propio contrato se recogiera alguna otra.

Si un conductor circula con un vehículo sin estar asegurado, se le podrá imponer una sanción que lleve aparejada la prohibición de circular por territorio nacional, el depósito o precinto público o domiciliario del vehículo, con cargo a su propietario, o una sanción económica que podrá ir desde 601 euros hasta 3.005 euros de multa.

Queda garantizada la cobertura de la responsabilidad civil de vehículos terrestres automóviles, en todo el territorio de la UE, correspondiente a daños a personas (con un importe de 70 millones de euros por siniestro, cualquier que sea el número de víctimas) o daños a bienes (estableciéndose un importe de 15 millones de euros por siniestro). Estos importes se actualizarán según el IPC europeo.
La compañía aseguradora quedará exonerada de responsabilidad cuando los daños causados a las personas vengan provocados por la conducción o descuido del perjudicado, o se deriven de causas de fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo (no se consideran casos de fuerza mayor los defectos del vehículo ni la ruptura o fallo de alguna de sus piezas o mecanismo).

Cuando se trate de daños en bienes, si el conductor fuera el responsable, tendrá que responder frente a los terceros perjudicados. Si concurre descuido del conductor y del perjudicado, se moderará la responsabilidad y la indemnización.

Si la cuantía de la indemnización resultara superior al importe de la cobertura del seguro obligatorio, se satisfará, con cargo a este, dicho importe máximo, y el resto hasta el montante total de la indemnización será a cargo del seguro voluntario o del responsable del siniestro, según proceda.
La compañía aseguradora tendrá que satisfacer al perjudicado el importe de los daños sufridos que le fueran ocasionados, a él a a sus bienes. La acción directa para reclamarle al asegurador la indemnización correspondiente prescribirá por el transcurso de un año.

Al mismo tiempo, la aseguradora dispone de un plazo de 3 meses, a contar desde la recepción de la reclamación del perjudicado, para presentar la oferta de indemnización o una respuesta motivada a cerca de por que rechaza el siniestro y consecuentemente no asume la indemnización. De no dar una respuesta motivada en el plazo de los tres meses, se impondrán intereses moratorios a la aseguradora; asimismo, se devengarán intereses moratorios igualmente en los supuestos en los que, siendo aceptada la oferta por el perjudicado, esta no se satisfaga en el plazo de 5 días.  

La compañía de seguros debe facilitar a los usuarios ejemplares de la declaración amistosa de accidente, que deberá ser utilizada por el conductor para presentar la declaración de los siniestros a su aseguradora. 

A través del siguiente enlace podemos ver como es un parte de declaración amistosa de accidente: declaracion-amistosa-accidente.pdf

Este parte deberá recoger los datos relativos a cada uno de los vehículos implicados en el accidente, sus propietarios, conductores y respectivas entidades aseguradoras. Es importante que en el mismo indiquemos la matrícula de los vehículos, entidad aseguradora, número de póliza y los daños sufridos por cada uno de los implicados.

Podemos comprobar como el mencionado parte recoge 17 casitas, para cada uno de los implicados, con diversas circunstancias, las cuáles se deberán marcar según lo sucedido en cada caso, y así poder deducir quién es el responsable del siniestro. También hay un espacio en el cual se podrá dibujar un croquis de lo ocurrido. 

Es imprescindible que ambas partes firmen dicho parte amistoso, para poder llegar de forma más rápida y eficiente a un acuerdo entre las partes.
A mayores, por la parte de atrás se podrán incluir todos aquellos datos que fueran necesario, como en caso de que hubiera más de dos vehículos implicados, etc.

El SEGURO OBLIGATORIO DE VIAJEROS (SOV) y el seguro obligatorio, que debe haber contratado todo transportista de viajeros. La finalidad es la de indemnizar a los viajeros o a sus herederos, cuando sufran daños corporales a causa de un accidente durante el desplazamiento mediante un transporte público colectivo español, cuando circulen por territorio nacional o el viaje tenga inicio en este.

Este seguro es compatible con cualquiera otro seguro que hubiera contratado el viajero.

Asimismo, este seguro no libera a la empresa transportista, a los conductores de los vehículos o a terceros, de la responsabilidad civil en la que pudieran incurrir, ya fuera de forma dolosa.

Tendrán cobertura todas las lesiones corporales que sufran los viajeros por consecuencia directa de un choque, vuelco, salida de la calzada, rotura, explosión, incendio, reacción, golpe exterior o cualquiera otra avería que afecte o se derive del vehículo. Asimismo, se establecen indemnizaciones económicas y asistencia sanitaria por muerte, invalidez permanente o incapacidad temporal del viajero.
Las mismas serán abonadas según el baremo que consta en el anexo del RD 1575/1989, de 22 de diciembre, que aprueba el Reglamento del seguro obligatorio de viajeros, estableciéndose una indemnización por importe de 36.060,73 euros para caso de fallecimiento. En todo caso, cuando se trate de lesiones corporales, se establecen diversas categorías a las que habrá que atender en cada caso concreto para valorar. 

Quedan asegurados bajo la cobertura de este seguro todas aquellas personas que posea el título de transporte en el momento del accidente, con independencia de que este fuera de pago o gratuito. En aquellos supuestos en los que se expida el billete sin solicitar la identificación del viajero, se entenderá que el accidentado está proveído de billete, en todos aquellos casos en los que, por las características del accidente, sea verosímil el extravío o destrucción del billete.

También quedan cubiertos los menores de edad que estén exentos del pago del billete, el personal de la empresa transportista dedicado a los servicios requeridos para su funcionamiento y el personal de las Administraciones públicas que se encuentren en el viaje a causa del ejercicio de sus funciones.

Medios de transporte incluidos:

  • Autobuses, trolebuses y tranvías que circulen por vías urbanas e interurbanas (públicas o privadas), cuando el transporte sea público.
  • Ferrocarriles
  • Teleféricos, funiculares, telesquís, telecadeiras, telecabinas o cualquier otro que se realice por cable.
  • Embarcaciones de matrícula y pabellón español, que estén autorizados para el transporte público colectivo de pasajeros.

Están excluidos los transportes destinados al transporte público de personas con menos de nueve plazas, salvo los de tracción por cable.

Quedan cubiertos los accidentes que tengan lugar durante el viaje, así como todos aquellos que sucedan antes de comenzar el viaje, si el vehículo ya fuera puesto a disposición de los viajeros, o los que tengan lugar inmediatamente después de terminarse, mientras que el pasajero se encuentra en el vehículo.

La cobertura de este seguro no alcanzará a los asegurados que provoquen los accidentes en estado de embriaguez o bajo los efectos de drogas, estupefacientes o estimulantes, o mediante la comisión de actos dolosos.

     Prestaciones

Por fallecimiento, cuya indemnización en caso de muerte será única. Si, como consecuencia del accidente se produce el fallecimiento durante los 18 meses siguientes, contados desde la fecha del accidente, también procederá la indemnización.

Por incapacidad: Será beneficiario el propio asegurado, pudiendo distinguir entre:

* Incapacidad permanente cuando, debido a la naturaleza de las lesiones causantes de la incapacidad permanente, sea imposible emitir un diagnóstico definitivo durante lo curso del tratamiento, el asegurado podrá solicitar y obtener en ese período el abono de cantidades en concepto de anticipo a cuenta de la indemnización que pueda corresponderle. 

* Incapacidad temporal, supuesto en el que se indemniza en función del grado de inhabilitación que se atribuya al asegurado, atendiendo a las lesiones, y en base al baremo recogido en el anexo del Reglamento del Seguro Obligatorio de Viajeros.

De asistencia sanitaria, cuya garantía se extiende a las 72 horas siguientes al punto del accidente, cuando se trate de lesión que no requieran hospitalización del asegurado o tratamiento especializado en cura ambulatoria. Hasta los 10 días siguientes, cuando el asegurado tuviera la hospitalización cubierta por otros seguros obligatorios, o hasta los 90 días siguientes, en los restantes casos.

En el SEGURO DE HOGAR las pólizas vienen reguladas por la Ley de Contrato de Seguros y por la Ley de Ordenación y Supervisión de los seguros privados, así como por las propias condiciones particulares y generales del seguro, y se trata de pólizas que juntan en la misma, garantías de diferentes seguros, para proporcionar coberturas a diversos riesgos (por ejemplo: robo, incendio, responsabilidad civil, etc.) mediante uno solo documento. Estamos hablando de las denominadas 'pólizas multirriesgos del hogar'. 

Es práctica habitual que las entidades financieras exijan haber contratado un seguro de hogar a la hora de conceder una hipoteca. 

Debes distinguir entre las pólizas paquete, la póliza flexible o multirriesgo las opciones y la pólizas en bloque.

Las garantía cubiertas por una póliza multirriesgo del hogar, distinguen entre el continente, que supone tener aseguradas las instalaciones fijas del inmueble (paredes, techo, suelo, puertas, instalaciones fijas de agua, electricidad, calderas geotérmicas, etc.); y el contenido, en este caso el seguro cubre los posibles daños que pueda sufrir el mobiliario y menaje doméstico (mobiliario fijo de baño y cocina, los cristales, los electrodomésticos).

Cuando contratas un seguro contra incendios, la compañía aseguradora queda obligada, dentro de los límites estipulados por la ley y en el contrato, a indemnizar los daños producidos a causa de un incendio que afecta al objeto asegurado.

Se entiende por incendio la combustión y abrasión con llama, capaz de propagarse, de un objeto que no estaba destinado a ser quemado en el lugar ni momento en el que se produce.

Las coberturas de este tipo de seguros se suscriben a los objetos descritos en la póliza, quedando la compañía de seguros obligada a indemnizar los daños producidos por incendio cuando este fuera originado por causas fortuítas, por malicia de extraños o por descuido propio o de las personas de quien se responda civilmente.

Cuando se trate de un seguro sobre mobiliario, la cobertura incluirá los daños producidos por incendios en los bienes de uso habitual del asegurado, de su familia, personas dependientes y de las personas que convivan con el asegurado.   

Quedan excluidos, salvo pacto en contrario, los daños que cause el incendio en los valores mobiliarios públicos o privados (acción, etc.), efectos de comercio, billetes de banco, piedras y metales preciosos, objetos artísticos o cualquiera otro objeto de valor que se encuentre en el lugar asegurado. 

Asimismo, cuando los objetos asegurados, destruidos a causa del incendio, se encontraran fuera del lugar descrito en la póliza en el momento de producirse el siniestro, el asegurador no estará obligado a asumir la indemnización establecida, salvo que comunicaras por escrito a la compañía el traslado de los mismos y esta no manifestara su disconformidad en el plazo de 15 días.

Quedará igualmente eximido de responsabilidad la aseguradora cuando los daños provocados por el incendio se originaran por culpa del asegurado. 

Cuando contrates un seguro de robo, la aseguradora queda obligada a indemnizarte por los daños, dentro de los límites establecidos por ley y por el propio contrato, derivados del robo de los objetos asegurados, llevado a cabo por terceros. En estos supuestos, quedará cubierto tanto el valor del interés asegurado cuando el objeto fuera sustraído y no se encontrara en el plazo señalado en el contrato, como los daños que la comisión del delito causara en el objeto asegurado.

Quedarán excluidos de las coberturas de este seguro los daños consecuencia del siniestro, cuando este se produjera a causa de descuido grave del asegurado, tomador o de las personas que con ellos convivan, o se lleve a cabo fuera del lugar indicado en la póliza o la causa de su transporte, salvo pactado en contrario o cuando el siniestro sea por consecuencia de riesgos extraordinarios. 

El SEGURO DE ASISTENCIA EN VIAJE es un seguro accesorio, contratado cómo complementario a la póliza de otro seguro (por ejemplo, automóvil, accidentes, multiriesgo de hogar, etc.), mediante el cuál el asegurador garantiza al tomador una ayuda material inmediata, en forma de prestación económica o de servicios, cuando este se encuentre en dificultades por consecuencia de un evento fortuíto en la realización de un viaje fuera de su domicilio habitual, atendiendo a las condiciones previstas en el contrato concertado previamente.

El SEGURO DECENAL garantiza, en el ámbito de la edificación de vivienda, la cobertura de todos aquellos daños surgidos por vicios o defectos de la construcción, y que afectan directamente a la resistencia del edificio, durante un período de 10 años.

Dicho seguro pasó a ser obligatorio a partir de 6 de mayo de 2000 (entrada en vigor de la ley de ordenación de la edificación), quedando las construcciones anteriores bajo la regulación del Código civil.

En aquellos supuestos en los que el obligado a contratar el seguro no lo haga, este pasará a responder igualmente, y de forma personal, de las garantías a las que por ley ven obligado y que más abajo se recogen. 

El tomador de este seguro será el promotor, el cual viene obligado por ley a suscribir dicho seguro y los beneficiarios serán los compradores de las viviendas.

Es importante distinguir los agentes que intervienen en la edificación para poder dirimir responsabilidades, atendiendo a aquellos supuestos donde no se conozca con seguridad quien cometió el descuido, responderán solidariamente. Así distinguimos:

  • PROMOTOR: cualquier persona que impulse, programe y financie las obras de edificación para su posterior entrega o venta a terceros bajo cualquier título.
  • PROYECTISTA:  agente que, bajo encargo del promotor y con sujeción a la normativa técnica y urbanística correspondiente, redacta el proyecto.
  • CONSTRUCTOR: agente que asume, contractualmente ante el promotor, el compromiso de ejecutar con medios humanos y materiales, las obras o parte de las mismas con sujeción al proyecto y al contrato.
  • DIRECTOR DE OBRA: agente que dirige el desenrollo de la obra en los aspectos técnicos, estéticos, urbanísticos y medioambientales, de conformidad con el proyecto que la define, la licencia de edificación y demás autorizaciones preceptivas y las condiciones del contrato, con el objeto de asegurar su adecuación al fin propuesto.
  • DIRECTOR DE EJECUCIÓN DE LA OBRA: agente que asume las funciones técnicas de dirigir la ejecución material de la obra y de controlar cualitativa y cuantitativamente la construcción y la calidad del edificado. 

Responsabilidad de los agentes de la edificación y plazos para reclamar:

Durante 10 años: se podrá reclamar la reparación de los daños causados por vicios o defectos que afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga y otro elementos estructurales y que comprometan la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.

Durante 3 años: daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos de los elementos constructivos o de instalación que incumplan los requisitos de habitabilidad.
Se entienden cumplidos los requisitos de habitabilidad cuando se alcancen condiciones aceptables de salubridad en el interior del edificio, que no se perciban ruidos que supongan peligro para la salud de las personas o les sea imposible llevar a cabo sus actividades; que sea posible un uso razonable de la energía necesaria para la adecuada utilización del edificio.

Durante 1 año: el constructor responderán de los daños materiales por vicios o defectos de ejecución, que afecten a elementos de terminación o acabado de las obras, que se produzcan en los elementos de acabado o de terminación de la obra.

El cómputo de estos plazos, para poder presentar reclamación, se comenzarán a contar desde el momento de recepción de la obra. 

El asegurador podrá optar entre indemnizar al asegurado (comprador de la vivienda), atendiendo a la valoración de los daños, o reparar los mismos.

Quedan excluidos los daños que no vengan garantizados por la ley; los daños ocasionados a inmuebles contiguos o adyacentes al edificio, a bienes muebles sitos en el edificio, daños ocasionados por modificaciones u obras realizadas en el edificio después de la recepción (salvo subsanación de los defectos), así como gastos necesarios para el mantenimiento del edificio del que ya se hizo la recepción, daños ocasionados por el mal uso o falta de mantenimiento acomodado del edificio, los que tengan su origen en un incendio o explosión (salvo que se deba a vicios o defectos de la instalación del edificio), los ocasionados por caso fortuíto, fuerza mayor, acto de terceros o por el propio perjudicado por el daño, y aquellos que tienen origen en partes de la obra sobre las que hubiera reservas en el acta de recepción, mientras tales reservas no fueran subsanadas.

El SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA y aquel mediante lo que la compañía aseguradora se hace cargo de los gastos derivados de la intervención del asegurado en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y presta los servicios de asistencia jurídica derivados de la cobertura del contrato.

Queda excluido de la cobertura de este seguro el pago de multas y la indemnización de gastos originados por sanciones administrativas impuestas al asegurado por las autoridades administrativas o judiciales.

El asegurado tiene derecho, en cualquiera caso, a elegir libremente el Procurador y Abogado que lo represente y defienda en cualquier tipo de procedimiento. 

En todo caso, el asegurado tiene derecho a someterse al procedimiento arbitral cualquier diferencia que pueda surgir con el asegurador sobre el contrato a seguro que, teniendo que designarse el árbitro con posterioridad a la disputa.

Quedan excluidos de la aplicación del aquí dispuesto los siguientes supuestos:
i.    Cuando el propio asegurado sea el culpable del siniestro y la reclamación se dirige a su compañía, no tendrá derecho a designar abogado, quedando obligado a prestar toda la colaboración que le sea posible.
ii.    Defensa jurídica realizada por el asegurador en la asistencia en viaje.
iii.   Defensa jurídica que tenga por objeto litigios o riesgos que surjan o tengan relación con el uso de buques o embarcaciones marítimas. 

Reclamaciones

Servicio de Atención al Cliente

Cuando tenga lugar un siniestro, deberás poner los hechos en conocimiento de tu compañía aseguradora, a través del servicio de atención al cliente.

Si la compañía no se quisiera hacer cargo de las coberturas contratadas o no estuvieras de acuerdo con las prestaciones realizadas, puedes presentar la correspondiente reclamación o queja ante el propio Servicio de atención al cliente de la entidad. Esta debe recoger los contenidos mínimos de cualquier reclamación, como son: los datos identificativos del reclamante; identificación de la entidad reclamada; motivo de la reclamación o queja; y el lugar, fecha de la misma, seguida de la firma del reclamante o representante de este. Es importante que va acompañada de toda cuanta documentación exista y resulte imprescindible para resolver el conflicto existente.

Defensor del cliente

Cuando la compañía no te conteste a la reclamación que presentaras ante el Servicio de atención al asegurado o cuando la respuesta fuera desfavorable, podrás dirigirte al defensor del cliente. Este es un organismo independiente a la compañía y cuya resoluciones será vinculante para la entidad reclamada, pero no para ti. 
Tiene presente que las aseguradoras no están obligadas a adherirse a este organismo, al tiempo que puede haber compañías que pertenezcan a un mismo Defensor del asegurado. En todo caso, el plazo máximo al que debe acogerse este organismo para dictar una resolución, será de dos meses, a contar desde la presentación de la reclamación.

Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

Cuando tu reclamación o queja no fueran atendida de forma favorable por el Departamento de atención al cliente o por el Defensor o, transcurrido el plazo de dos meses sin dar respuesta, podrás dirigirte a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones . En todo caso, las resolución dictada por la Dirección General de Seguros no es vinculante para ninguna de las partes.

Podrás TRAMITAR tu reclamación por escrito, empleando el siguiente formulario FORMULARIO QUEJA Y RECLAMACIÓN.pdf, o a través de cualquier medio electrónico. 

Esta debe contener los datos identificativos del reclamante (nombre y apellidos, o denominación social, en el caso de persona jurídica; domicilio a efectos de notificación, DNI o CIF, en su caso). Sí se tramitara a través de representante, se deberá acreditar la representación mediante AUTORIZACIÓN, o cualquier otro medio válido; identificación de la entidad reclamada; descripción de los motivos de la reclamación o queja. ES imprescindible acreditar que ya se presentó la correspondiente reclamación ante el servicio de atención al cliente de la entidad o, en su caso, ante lo Defensor del cliente (siendo denegada su admisión o desestimada la pretensión solicitada) o, en su caso, que ya habían transcurrido dos meses desde la presentación de la misma sin que fuera resuelta. Finalmente debes indicar el lugar y fecha, y firmarla.

Recuerda acompañarla de toda cuanta documentación resulte imprescindible para resolver las cuestiones que surjan con motivo de la reclamación o queja, sin perjuicio de que este organismo solicite de la entidad reclamada la documentación que deba obrar en su poder en relación con la misma.

Podrás remitir la reclamación ante la DIRECCIÓN GENERAL DE SEGUROS Y FONDOS DE PENSIONES, dirigiéndola a su Servicio de Reclamación, en la siguiente dirección: Paseo de la Castellana, nº. 44, 28046 Madrid. 

Este organismo dispone de un plazo máximo de 4 meses para responder, a contar desde la fecha de presentación de la reclamación en el servicio de reclamaciones competente.

Cuando no sea posible resolver en este plazo, deberá constar en el informe final las causas que no permitieron concluir el expediente en plazo. En todo caso, que no se emita informe dentro del plazo estipulado no quiere decir que se estimen las pretensiones de la reclamación

El expediente HABÍA CONCLUIDO con un informe motivado, incluyendo conclusiones claras en las que conste si la entidad quebró las normas vigentes y si su actuación se ajusta o no a las buenas prácticas. En todo caso, dicho informe final deberá dar respuesta a todas las cuestión que expongan las reclamaciones. 

SE NOTIFICARÁ a los interesados y la entidad reclamada en el plazo de 10 días hábiles, a contar desde la fecha de emisión. 

En todo caso, la resolución de este organismo no tiene carácter vinculante para ninguna de las partes, así como tampoco la consideración de acto administrativo recurrible.

Temática:
Serv. financieros y segurosSeguros