Consideraciones previas

Determinados servicios, dependiendo de su naturaleza, necesariamente deben mantener una mayor garantía en cuanto a su eficacia y seguridad, lo que supone que se lleven a cabo determinados controles técnicos, profesionales o de calidad sobre los mismos.

Así, por ejemplo, quedan sometidos a un régimen especial de responsabilidad los servicios sanitarios; los de reparación y mantenimiento de electrodomésticos, ascensores y vehículos de motor; servicios de rehabilitación y reparación de viviendas; servicios de revisión, instalación o similares de gas y electricidad; y los relativos a medios de transporte. En estos supuesto, los prestadores del servicios serán responsables de los daños y perjuicios causados a los consumidores, salvo que prueben que cumplieron las exigencias y requisitos establecidos y diligencias que exige la naturaleza del servicio.

En todo caso, y sin perjuicio de lo establecido por la normativa específica, la responsabilidad derivada de las prestaciones de los servicios aquí recogidos tendrán como límite a cuantía de 3.005.060,52 euros.

¿Qué son los servicios de reparación a domicilio?

Dentro de los servicios de reparación se incluyen todos los que se refieran al mantenimiento, reparación y reforma de la vivienda y locales en general, así como sus instalaciones y edificaciones anexas. Así, por ejemplo, se incluyen todos aquellos servicios de fontanería, electricidad, carpintería, albanelería, etc., todos los cuales deben seguir unas mismas reglas.

¿Qué debe incluir el presupuesto?

Deberán entregarte una hoja informativa donde se especifiquen los precios aplicables por tiempo de trabajo y gastos de desplazamiento (estos solo podrán cobrarse una vez). Deberá incluir los precios de los servicios ofertados y los recargos por trabajos urgentes o fuera de la jornada habitual (servicios 24 horas o en fin de semana).

Tienes derecho a un presupuesto previo debidamente cumplimentado, antes de que se inicien los trabajos de reparación. Si renuncias a este, deberás firmar una orden de trabajo en la que se refleje que se renuncia al presupuesto previo y autoriza la reparación.

SI NO ACEPTARAS El PRESUPUESTO, te podrán cobrar el importe de elaboración, siempre y cuando te lo advirtieran con anterioridad y podrán cobrarte los gastos por desplazamiento, en su caso.

En todo caso, el presupuesto debe incluir los datos de identificación de la empresa; el precio de la mano de obra; la fecha de inicio y finalización de la obra; el precio total, incluyendo los impuestos; el período de garantía del servicio; el período de validez de la oferta realizada y la fecha y firma del profesional. Si este fuera aceptado por ti, deberás firmarlo.

No se te podrá exigir ningún importe que exceda de los precios contenidos en el presupuesto. Si hubiera alguna variación en el mismo (incluido el precio), deberá constar por escrito y tendrá que ser aprobada por ti.

Piezas de repuesto

Todas las piezas, elementos o materiales que se empleen en la prestación del servicio deberán ser nuevos y acomodados al uso o finalidad al que vayan destinados. Al mismo tiempo, el profesional se abstendrá de cambiar piezas que no fueran necesarias, cuando eso suponga un incremento del coste. En todo caso, cuando fuera necesario sustituir una pieza, el prestador del servicio deberá entregarte las piezas que fueran cambiadas.

Si se utilizaran piezas de segunda mano, el profesional te lo hará saber para que prestes tu autorización.

Una vez realizado el servicio, el profesional te entregará la factura donde constará el número de la misma, la identificación de la empresa, datos del cliente, descripción de los servicios realizados, precio total (debe incluir precio de los materiales empleados, de la mano de obra y los impuestos), período de duración de la garantía de la reparación y la fecha y firma del prestador de los servicio y del cliente. 

Garantía de la reparación

El profesional con el que contrates y que lleve a cabo el servicio de reparación deberá entregarte un documento de garantía de las reparaciones e instalaciones que efectuara, en el que deberá constar el objeto de la reparación o instalación, el garante, beneficiario de la garantía y derechos del mismo, así como el plazo de duración de la garantía que establezca el profesional (lo cual no podrá ser inferior a 3 meses, contados a partir de la fecha de la factura que corresponda con la finalización de los trabajos).

Reclamación

Cuando no quedes conforme con el servicio prestado y no logres llegar a un acuerdo con el profesional, puedes presentar la correspondiente reclamación en el propio establecimiento del prestador del servicio a través de la hoja de reclamaciones, que este mismo te deberá facilitar; podrás dirigirte a la oficina municipal de información al consumidor (OMIC) de tu ayuntamiento donde te asesorarán y llevarán a cabo las gestión oportunas para tramitar tu reclamación o acudir a una Asociación de consumidores, desde donde te podrán tramitar la reclamación.

Si presentada la reclamación por cualquiera de los anteriores medios indicados, no se da una solución efectiva a la controversia, podrás dirigirte al Instituto Gallego de Consumo, desde donde se llevarán a cabo actuación de mediación encaminadas a resolver el conflicto, el mismo tiempo que podrás solicitar que tu controversia se resuelva a través del procedimiento arbitral, siendo este gratuito para ambas partes.    

Temática:
ViviendaReformas