El vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega (productos nuevos y de segunda mano). Ahora bien, para los bienes de segunda mano, el vendedor y el consumidor podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega. Dentro de estos plazos la falta de conformidad que se produzca dentro de los seis primeros meses se presume que son de origen.

Temática:
ComprasGarantías