Sí, en los productos de naturaleza duradera, tenemos derecho a un adecuado servicio técnico y a la existencia de repuestos durante el plazo mínimo de cinco años a partir de la fecha en que él producto deje de fabricarse.

Temática:
Otros