A partir de 1  de marzo de 2021, las personas consumidoras podremos reducir nuestra factura de energía eléctrica gracias las nuevas etiquetas que llevarán distintos electrodomésticos como es el caso de frigoríficos, lavadoras, lavavajillas el televisores.

Además el 1 de septiembre habrá también nuevas etiquetas para bombillas y lámparas.

El cambio más importante consiste en volver a una escala más sencilla (A-G). De esta forma, los electrodomésticos más eficientes que antes pertenecían a la clase A+++ , quedarán asignados a la clase B o C, generándose un espacio de mejora a la eficiencia energética de los nuevos productos

Temática:
ProductosElectrodomésticos
SuministrosElectricidad