Si atendemos a que, por bien mueble se entiende todo aquel que se puede transportar de un lugar a otro sin menoscabo del inmueble a lo que estuvieran unidos, según lo establecido por el Código Civil, podemos incluir aquí a los animales de compañía, en cuanto a poder aplicar el mismo régimen que al resto de productos en una relación de consumo. Asimismo, el RDL 1/2007, por lo que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, no excluye a los animales del ámbito de aplicación de la regulación de las garantías de los productos de consumo, como así lo hace específicamente con otros bienes.

Temática:
ProductosAnimales de compañía