Lo primero que debes hacer es presentar la reclamación ante el servicio de atención al cliente de la compañía, que podrás hacer a través del teléfono que aparece en la factura que será gratuito, o bien remitiendo la reclamación por escrito a la compañía, sea mediante carta postal, correo electrónico o mediante hoja de reclamación que tendrán que facilitarte en la propia  oficina de la compañía. En el caso de no obtener una respuesta en el plazo de un mes o no ser satisfactoria, se puede acudir a la OMIC de tu Ayuntamiento o ante el Instituto Gallego de Consumo. También podrás tramitar tu reclamación a través de cualquier asociación de consumidores. 

Temática:
SubministrosElectricidade