La directora general de Comercio y Consumo, Sol Vázquez, visitó en Santiago el CEIP Lamas de Abad, uno de los centros en los que se desarrollan actividades centradas en la seguridad de productos como disfraces, máscaras y pelucas
Los estudiantes juegan a ser inspectores de Consumo, conociendo los principales parámetros que deben cumplir este tipo de artículos
En las últimas semanas el Instituto Gallego del Consumo y de la Competencia (IGCC) intensificó las inspecciones en los establecimientos y los controles para comprobar que los artículos que están a la venta no presentan ningún riesgo y cumplen con la normativa
Santiago de Compostela, 28 de Febrero de 2019.-

La directora xeral de Comercio y Consumo, Sol Vázquez Abeal, visitó hoy el CEIP Lamas de Abade, uno de los centros educativos en los que se están desarrollando las actividades impulsadas por el Instituto Gallego del Consumo y de la Competencia para promover un carnaval seguro y sin riesgos. La iniciativa, en la que participan más de 500 escolares de toda Galicia, se centra en productos como disfraces, máscaras, pelucas, pinturas faciales o todo tipo de artículos de broma, ofreciendo pautas y consejos para una compra y un uso idóneo y seguro de esta clase de artículos.

Estas actividades de la Escuela Gallega del Consumo están dirigidas a estudiantes de entre 8 a 17 años, que después de asistir a una pequeña charla en la que se explican los principales riesgos que se encuentran en esta clase de productos, tales como inflamabilidad, riesgo de asfixia por el desprendimiento de piezas pequeñas o ahogamiento por el reducido tamaño de los cordones, realizan por grupos el trabajo de inspector de Consumo y analizan cada producto, indicando el motivo por el que debería ser retirado del mercado.

Campaña de control

Además de promover esta iniciativa en el ámbito de la formación, en las últimas semanas el Instituto Gallego del Consumo y de la Competencia (IGCC) intensificó las inspecciones en los establecimientos para comprobar que los artículos que están a la venta no presentan ningún riesgo y cumplen con la normativa, además de tomar muestras de productos para su análisis en el Laboratorio de Consumo de Galicia. La iniciativa presta especial atención a los artículos destinados a los niños, por ser el colectivo más vulnerable.

Siempre que se detecta que alguno de estos productos presenta riesgos se procede a notificar a la Red de alerta de productos de consumo no alimenticios (SIRI), un sistema de información que funciona a nivel nacional y europeo y que permite la rápida adopción de medidas de reacción coordinadas para garantizar la seguridad de los consumidores, como la inmobilización del producto, la retirada del mercado o la modificación de aquellas características que lo convierten en inseguro.

Recomendaciones

Desde el Instituto Gallego del Consumo y de la Competencia se recuerda que los disfraces para menores de 14 años tienen la consideración de juguetes a efectos de consumo, y recomiendan leer detenidamente las instrucciones de uso y advertencias de riesgo en el etiquetado. Entre otros aspectos, se debe comprobar que los artículos disponen de la marca CE y si tienen la recomendación de edad. Hace falta tener cuidado con las piezas pequeñas fáciles de tragar, y con el tamaño de los cordones, por el riesgo de asfixia, así como con los orificios de ventilación de las máscaras y con los materiales inflamables o cortantes. Además, con respecto al maquillaje, es preciso revisar los ingredientes y la fecha de caducidad.

Temática:
Outros