Todo producto que esté en el mercado a disposición de las personas consumidoras debe ser seguro. Para vigilar adecuadamente el mercado, las administraciones hacen uso de mecanismos y sistemas de intercambio de información sobre productos peligrosos, con el fin de asegurar que los productos inseguros sean retirados del mercado, limitar su comercialización o evitar que productos peligrosos sean vendidos a los consumidores y a las consumidoras. Estos sistemas de alerta rápida de productos peligrosos encontrados en el mercado europeo, permiten que la información sobre sus potenciales riesgos para la salud o la seguridad y el posterior aviso a las personas consumidoras, independientemente del país en el que se encuentren, sea rápidamente circulada y distribuida entre las distintas autoridades en la Unión Europea.
Documento
Tipo de documento:
Folleto
Temática:
Produtos
Departamento:
Instituto Galego do Consumo e da Competencia