Dentro del marco establecido por el arículo 51 de la Constitución española de 1978, las entidades locales, en el ámbito de su competencia, vienen realizando actividades de utilidad pública en materia de defensa de los consumidores y usuarios tales como las de informar, formar, asesorar, atender y tramitar reclamaciones y realizar mediaciones en materia de consumo.