Analiza anualmente un promedio de 120 muestras de naturaleza muy variada entre las que destacan los pequeños electrodomésticos, las bases, prolongadores, caravillas, y los juguetes eléctricos.

Las muestras provienen fundamentalmente de campañas de control de mercado, y de tomas de muestras realizadas por la inspección de consumo de productos similares a los que se encuentran en la red de alerta.
Los parámetros que determina normalmente tienen que ver con la seguridad de los productos. Analiza una amplia variedad de productos: desde juguetes eléctricos hasta electrodomésticos, o parataxis eléctrica como bases múltiples de conexión eléctrica. Si algún parámetro de los analizados incumple los criterios técnicos establecidos en las normas que evalúan la seguridad, se iniciaría el procedimiento para su inclusión en la red de alerta nacional.

Este laboratorio está acreditado por ENAC para el marcado y etiquetado de juguetes eléctricos.