Analiza anualmente un promedio de 200 muestras de naturaleza muy variada entre las que destacan los juguetes y artículos de puericultura. Pero además, el departamento mecánico analiza otros productos de consumo, como aquellos que pueden ser confundidos con alimentos, material de ocio y deportivo, muebles, mecheros, y un largo etc.

Las muestras provienen fundamentalmente de campañas de control de mercado, y de tomas de muestras realizadas por la inspección de consumo de productos similares a los que se encuentran en la red de alerta.

Los parámetros que determina normalmente tienen que ver con la seguridad de los productos. Se analizan multitud de parámetros como partes pequeñas que pueden provocar ahogamiento de los niños, apresamiento de dedos, bordes cortantes, etc., siempre relacionados con la seguridad de los niños. Si algún parámetro de los analizados incumple los criterios técnicos establecidos en las normas que evalúan la seguridad, se iniciará el procedimiento para su inclusión en la red de alerta nacional.
Este laboratorio también está acreditado por ENAC para la realización de ensayos en juguetes y en articulos de puericultura, y participa, así mismo, en ejercicios de intercomparación internacionales para evaluar la calidad de los resultados que proporciona.
El laboratorio de juguetes, por su componente mecánica, analiza también otros productos relacionados con la seguridad: produvtos de puericultura como biberones, chupetes, sillas de niños, cunas, etc, así como también en campañas específicas de seguridad de productos como las realizadas en los últimos años sobre los dispositivos de seguridad para niños obligatorio en los acendedores, o en las sillas de playa, etc.